¡Chicago nos recibió por primera vez!

Llegamos a Chicago justo a tiempo para comernos unos cuantos “tequeños”, cantar “Por estas calles” de Yordano en loop infinito y escuchar la historia del asesinato de John Dillinger.

Es cierto que todos la conocen como “Windy City”, pero sin duda es la prueba de que no importa cuánto planifiques, al final, el clima siempre hace lo que le da la gana.

Para muestra, haber vivido el día más caluroso del año cuando sólo habías empacado sweaters y abrigos.

Mucha gente querida, el backstage VIP y una pizza más gruesa que mi fuerza de voluntad…

¡Hastalogo!